En los últimos meses y años vienen saliendo cada vez más noticias relacionadas con el amianto y los problemas de salud que genera. Un pocero en Madrid conocerá bien este material debido a que fue en su día muy usado para la instalación de tuberías comunitarias y canalizaciones varias, así como tejados de uralita y superficies muy diversas.

El amianto es una sustancia peligrosísima, hasta el punto de estar prohibido terminantemente su uso por parte de la Unión Europea desde 2005, debido a que se descubrió que producía severos problemas respiratorios y era inductora de cáncer de pleura. Tanto es así que muchísimos obreros y operarios expuestos durante años a este material y sus efectos terminaron por fallecer.

Sin embargo, esta prohibición, aplicable a cualquier pocero en Madrid, así como a todo tipo de instaladores y constructores, no llevó consigo una radical eliminación de todas aquellas obras en que se había usado el amianto. Por ello, este material conocido incluso en la época de Alejandro Magno siguió y sigue en muchas de nuestras ciudades sin importar las advertencias sobre sus dañinos efectos, pues la citada restricción no terminó con las décadas de uso de este elemento. Destacado por sus propiedades ignífugas, tenía en base a ello numerosos usos: desde trajes de bomberos hasta aislamiento de motores de barcos, pasando por tuberías e incluso tostadores.

Así pues, en la actualidad la eliminación de cualquier construcción llevada a cabo con amianto se antoja no obligatoria, pero sí más que conveniente. Si quieres informarte sobre las posibilidades de sustituir tus antiguas canalizaciones construidas con fibrocemento, uralita o cualquier elemento contenedor de amianto, contacta con C. Hijon, S.L. para encontrar una solución. Conocemos la legislación al respecto para descontaminar y retirar este elemento, y repondremos tus instalaciones con materiales más eficientes y que no supongan riesgo alguno para tu salud y la de los tuyos.